jueves, 1 de marzo de 2012

Papiro erótico de Turín, escena 4

Isis entrega su jugo


Una de las imágenes más enigmáticas de la serie: una joven de cabello corto, probablemente sin peluca, se maquilla con indiferencia, espejo en mano y pincel para retocar los labios en la otra, desnuda y de prominentes pechos está completamente abierta sobre una vasija invertida que se clava en su vagina.
El hombre a sus pies tiene un enorme falo erecto, y se próxima para tocar su clítoris.
El texto es ilegible.
Hay referencias greco-romanas que muestran a Isis con las mismas posiciones, entregando su flujo vaginal como un poderoso reconstituyente medicinal.

3 comentarios:

  1. No lo conocía,me ha encantado.

    ResponderEliminar
  2. Las virtudes de los fluidos femeninos, tan oriental... exquisito!

    ResponderEliminar