martes, 29 de junio de 2010

Memorias de una pulga - Tomo 3

El tercer tomo de la serie es, en mi opinión, el menos logrado. Tiene poca historia, como toda la serie, pero además tiene poco sexo en un loco intento por conservar las virginidades de las chicas hasta el final, nos deja en una historia sin mucha trascendencia. En promedio tiene más sexo que un libro del siglo 18, pero a mí no me convence.

Creo que si al menos se hubiera permitido algo de sexo anal, la historia saldría bien librada, peeeeero ......

La historia comienza donde se termina el tomo 2, el padre Lorenzo sale de Langecuisse junto con la degenerada virgen Marisia, sobrina de Laurita. Van con rumbo al monasterio en Inglaterra (el mismo monasterio del tomo 1) Aparentemente, el objetivo del padre Lorenzo era llevar unas lindas jovencitas vírgenes para "escalar" en la cadena alimenticia de los frailes. Las jovencitas serían el reemplazo de Bella y Julia, ahora más rollizas y llenas de monástico esperma. La pulga, en un movimiento bastante idiota, queda encerrada en un guardapelo que tiene un rizo del coño de Laurita, y que cambia de manos varias veces para escuchar la historia completa.

Antes de salir, el padre se despide de la "viuda anal" un par de veces y de la criada del padre otra vez. Una vez en marcha, el padre le explica a Marisia que será iniciada por los padres, ella se empeña que debe ser Lorenzo quien goce de las primicias de ella.

Cuando llegan al puerto, se hospedan en una casa donde el hospedero, convenientemente tiene una hija bastante cachonda que disfruta de la compañía de un buen pedazo de carne.

Después de un agarrón, Lorenzo se va a cenar a la calle de las putas, donde un lenón le ofrece venderle un par de muchachitas vírgenes y estúpidas. Lorenzo no se hace de rogar y va a conocerlas. Resultan ser un par de hermanas gemelas tratando de obtener algo de dinero para su viaje a Gibraltar, donde esperaban embarcarse otra vez para ver al Fey, quien tenía secuestrado al hermano de ellas.

Las chicas, Louisette y Denisse acompañan al padre en su viaje, después de deshacerse del lenón que las quería vender. Ya convenientemente instalados en la casa de huéspedes, confiesa a una y la inicia en el arte de la chupada, la dedeada y la jalada.

Como postre a la chupada y como despedida antes de partir, se encuentra con la hija del posadero, le enseña las artes orales y la masturba con una vela.........antes de pasarla por las armas.

Al siguiente día parten en un barco, donde nuestras heroínas descubren lo fácil que es volverse lesbianas. Inventan una tontería que según ésto las salvará de ser desvirgadas: dirán que han hecho un voto a Santa Laurita y que sólo accederán a entregar su doncellez a quien pueda adivinar el número exacto de pelos que tienen en su parte peluda. Entre lamidas y cuerpos retorciéndose, transcurre el conteo de los pelos.

Ya en Inglaterra, llegan a otra posada, regenteada por un amigo de calaveradas del padre, quienes se emborrachan como una cuba. Allí también hay una criada convenientemente caliente y sumisa, que se deja explorar sus zonas anales con un dedo, que es violada, mamada y fornicada con gran maestría.

Al fin llegan al monasterio, donde el padre Lorenzo es felicitado por la calidad de la carne que les trajo, lo felicitan antes de cenar como cerdos atendidos por Bella y Julia.

Ya casi para terminar, Marisia se queda con Ambrosio, mientras Lorenzo y las gemelas son enviadas a un ala independiente, a donde llegan Julia y Bella después de dejar secos a sus superiores, ellas le ruegan a Lorenzo que las ayude a escapar mientras le agradecen de rodillas y con la boca abierta.


La dulce Julia, acurrucada conra él y con el brazo rodeando la cintura del clérigo inglés, astutamente había levantado la sotana y, metiéndole los delgados dedos en los calzones, le había sacado la picha, violentamente hinchada.
-Oh, es fuerte y firme y muy buena, y no es fea como la del padre Ambrosio, ni monstruosa como la del padre Clemente -suspiró Julia. Luego se arrodilló y besó la tensa y roja punta - Preferiría serviros a vos y ser vuestra humilde criada, padre, a permanecer aquí como concubina de todos esos implacables curas
-Tu muestra de devoción me deleita, hija mía. Sí, os ayudaré a tí y a Bella. Ah, qué dulcemente tomas mi arma entre tus labios; a pesar de lo que te hayan enseñado, adivino que tienes aptitudes propias e imaginativas, hija mía,- Jadeó mientras ella empezaba a chuparlo con el más lánguido y atento cuidado

Ambrosio declara que el voto de Marisia le viene valiendo un cacahuate, y trata de violarla, la pulga se escapa y pica al padre en la parte de varón, con lo que cae sobre un filo y se desmaya.
Todas juntas acuerdan huir con el padre Lorenzo, quien se lleva la caja de caudales del monasterio y huye con las cinco chicas.






Perversógrafo: Sexo vaginal, oral, masturbación, anticlericalismo, lesbianismo, violación, estupro, voyeurismo, cul-dedeada, 69, juguetes, coprolalia



Memorias de una pulga - Tomo 3

sábado, 26 de junio de 2010

Memorias de una pulga - Tomo 2

Este libro pasó mucho tiempo en mi estantería, porque cuando lo compré, sólo lo hojeé y no ví suficiente piel, carne, fluidos y sexo como para darle prioridad. Sin embargo, la historia es bien interesante. Nuestra pulga llega al sur de Francia, a un lugar llamado Langecuisse (lengua-muslo) un pueblo donde hay un viñedo propiedad de un asqueroso cacique anciano y que recuerda al señor Burns de la serie "Los Simpson".

La historia comienza con una competencia de apisonar uvas, donde la campeona recibirá unas botellas de vino y algún premio en metálico que le verdad ni me acuerdo. Un par de señoras bastante antojables y calientes se apuestan sus respectivos maridos por una noche a que ganarán a la otra, ellas sirven de introducción a la historia central, que es que el Señor Claudio Villiers, patrón de la finca, quiere merendarse a una inocente chica de 16 años y que hará hasta lo imposible por casarse con ella. Estas señoras están salidísimas y parecen conejos en la cama, hay un par de capítulos dedicados enteramente a la descripción de sus placeres carnales....les recomiendo escurrir el semen de esos capítulos antes de leerlos.....no respondo.

La competencia se lleva a cabo y Laurita (nuestra virgen) gana gracias a que todo el proceso estaba arreglado. El premio se le entregaría a Laurita en persona y en privado en la finca de Claudio Villers al caer la noche (ñaca ñaca) Así, tenemos a Laurita en medio de la noche en un despoblado y oscuro campo, donde se encuentra con el novio Pedro y tienen un encuentro cercano antes de ser descubiertos por el Padre Mourier (conocido, ¿verdad?).

El padre corre a Pedro del pueblo y llama a Laurita a confesión inmediatamente. Ya a solas, sube sus faldas (las de Laurita.......bueno, las de él también las sube) la reclina, le mete una azotaina muy instructiva y pone la cabeza de su amiguito en la salida a Laurita, y aunque empuja, no alcanza a entrar porque se ven interrumpidos por la visita del padre Lorenzo, que llega buscando posada.

El padre Lorenzo es un personaje atlético, todas caen rendidas a sus pies y quedan rendidas a los ataques de sus "más arriba". Cuando el padre Mourier  acompaña a Laurita de regreso a su casa, el padre Lorenzo da cuenta de la criada del padre Mourier hasta casi desbaratar su catre.

Yo creo que el padre Mourier no era tan tonto, porque después de unos días de la inesperada visita, lo despacha a que le den asilo en casa de una pobre viuda que tenía unas comezones increíbles en la cola. Hay un capítulo entero de sexo anal.

...A continuación, introdujo la nuez de su órgano en el orificio, empujándola hacia adelante con dos o tres embestidas, hasta que, por fin, cedieron de mala gana ante una fuerza superior, y aceptaron la cabeza de aquella formidable vara.. Un sofocado gemido de felicidad escapó de la desnuda paciente, la que inclinó aun más la cabeza y sumió los dedos en la colcha para encontrar en ello fuerzas con qué resistir lo más rudo del ataque.
-Ahora viene el verdadero trabajo-murmuró él, al tiempo que empujaba vigorosamente.

Hortense Bernard apretó los dientes, pero soportó la carga con espíritu heróico, y la verga de él profundizó lentamente en le interior del estrecho canal. Por lo que había contado Déesirée, sin duda no era virgen de este orificio, pero lo conservaba virtualmente tan estrecho como el de una doncella, circunstancia que aumentó considerablemente el goce del padre Lawrence al hacer uso de él. Tras de este esfuerzo una pulgada de si rígido miembro se había adentrado en aquella cálida y estrecha caverna, y visibles contracciones sacudían y estremecían los cachetes de sus posaderas bajo la presión de las manos que la apresaban a fin de que su dueña no pudiera escapar, echando a perder lo que tanto trabajo había costado alcanzar.

-Sujétese bien de nuevo, hija mía, voy a reemprender la tarea- jadeó él.

Y con una embestida de su bajo vientre introdujo más adentro su vara, en tanto que ella sofocaba un grito en unos labios jadeantes. La mitad del turgente instrumento del eclesiástico inglés estaba ya enterrado en el canal del recto....

-¡Aaaarrr!, ¡Oh, más aprisa reverendo padre! ¡Ay! Vuestro dedo va a provocarme un desmayo.... ¡Oh! ¡Oh! ¡Conténgase, reverendo padre, hasta que yo esté a punto también! ¡Más adentro! ¡;ás adentro de mí! ¡Se lo ruego! ... ¡Oh, que felicidad, qué goce me proporciona!


Bueno, al fin el vejete se casa con la chica (que aún tenía "sello de garantía", a pesar de haberse visto en tantos peligros). En la noche de bodas es amenazada para desnudarse, es pellizacada y sobada, trata de violarla y es donde la pulga pierde la paciencia y comienza a picarlo para ayudarla. Cuando es obligada a chupársela para que se le levante, nuevamente entra la pulga al ataque y lo muerde en el pene para que termine afuera. Para el autor, si no acaban dentro de su boca, aún conservaba esa "virginidad".

En el siguiente capítulo es amarrada para que no se resista, pero igual Claudio no puede dar la estocada final para completar la faena por más que se esfuerce, siempre acaba afuera de ella.

Después de confesarla ambos padres, se dan cuenta de lo excepcional del caso y deciden intervenir. Se esconden en un ropero a ver la acción y ven otra historia de fracaso en la cama .... Deciden tenderle una trampa diciéndole que Pedro ha venido a visitarla, y al "pescarla en flagrancia" aprovechan la ocasión y se la cepillan ambos. Mágicamente, al romper su himen, sus prejuicios se le borran y adquiere malicia.

En esos días, la sobrina de Claudio queda huérfana y se va a vivir a la casa del tío. La sobrina Marisia es una niña bastante mal portada, que a pesar de tener su virginidad intacta, es viciosa y conoce bastante de la vida y del amor. Entre Laurita y Marisia, deciden hacer un trío con Claudio, quien acepta despúes de una ridícula resistencia.

Y ¡Magia!, ahora sí, con las caricias de Marisia y con una actitud más participativa, le chupan su colgajo hasta que se le pone firme y penetra al fin a su esposa. Al darse cuenta que no es virgen tienen una discusión bastante idiota.

Ahora Laurita es libre de ponerle los cuernos al viejo, pero ¡oh, sorpresa!, a los cuantos días el viejo "cuelga los tenis". Laurita queda viuda y rica, se casa con Pedro, soborna al padre para que se quede callado y despacha a Marisia con el padre Lorenzo hacia Inglaterra, para poder tener tema en el tercer libro.

Antes de que la sobrina partiera, Laurita se corta unos rizos del coño, los pone en un guardapelo y se los regala a Marisia como recuerdo. en el guardapelo va la pulga de vuelta a Inglaterra.




Perversógrafo: Sexo vaginal, anal, oral y entre las tetas, masturbación, voyeurismo, exhibicionismo, tríos, flagelación, violación, bondage, dedo-culo, spanking, 69, anticlericalismo.



Memorias de una pulga - Tomo 2

miércoles, 23 de junio de 2010

Memorias de una pulga - Tomo 1


Este clásico de la literatura erótica victoriana apenas tiene historia detrás del sexo que rezuman sus páginas. Comienza con un par de tórtolos teniendo relaciones sexuales en un lugar apartado después de salir de la iglesia. El padre Ambrosio los sorprende y despacha al galán, pero conserva a Bella con la excusa de llevarla a a confesión.

Allí descubrimos que Bella es lujuriosa, el padre se da cuenta y decide "ayudarle con sus pecados". Como todos sabemos, los pecados de la carne se lavan teniendo relaciones sexuales con clérigos, así que los padres arman una orgía de miedo entre los tres y la chica.Además del gordo padre Ambrosio, se encuentra el pelirrojo padre Clemente, una especie de animal gigante con una verga temible. También está en padre superior, quien sólo está de relleno para que haya más chorizos que insertar en los agujeros de los personajes femeninos.

Ambrosio, además de voyeurista, sacrílego y libidinoso, tiene la virtud de ser un chismoso, así que va con el tío de Bella y le explica los tórridos detalles del carácter de su sobrina. El tío es un voyeurista al que sólo se le levanta si observa antes de tocar. Cabe suponerse que se cogen a Bella por turnos. Un promedio de seis eyaculaciones por personaje es normal para una sesión, así que un capítulo "bueno" llega fácilmente a la docena.


Después de ésta escena y de otras parecidas con el portentoso garrote del padre Clemente, Mourier y Verbouc, el tío de Bella traman participar en la perversión de un libidinoso señor Delmont, que tiene una hermosa hija, Julia. Deciden que Delmont debe acostarse con su propia hija, antes de que ambos la disfruten:

—Aguardad un momento —continuó el buen padre—. Hasta este momento todos hemos estado de acuerdo. Ahora Bella será vendida a Delmont. Se le permitirá que satisfaga secretamente sus deseos en los hermosos encantos de ella. Pero la víctima no deberá verlo a él, ni él a ella, a.—fin de guardar las apariencias. Se le introducirá en una alcoba agradable, podrá ver el cuerpo totalmente desnudo de una encantadora mujer, se le hará saber que se trata de su víctima, y que puede gozarla.

propósito es que el lascivo señor Delmont viole a su propia hija, en lugar de a Bella, y que una vez que de esta suerte nos haya abierto el camino, podamos nosotros entregarnos a la satisfacción de nuestra lujuria. Si Delmont cae en la trampa, podremos revelarle el incesto cometido, y recompensárselo con la verdadera posesión de Bella, a cambio de la persona de su hija, o bien actuar de acuerdo con las circunstancias.


Así la intriga, narcotizan a la muchacha y luego engañan al tío tapando el rostro de Julia mientras Delmont la monta. Aquí siguen muchos capítulos de interesante aunque monótona serie de orgías e intrigas, al final de las cuales, ambos, Delmont y Verbouc mueren de éxtasis y las dejan "huérfanas"

Este nuevo e intenso goce llevó a Verbouc a los bordes de la enajenación; presionando contra la apretada vulva de la jovencita, que le ajustaba como un guante, se estremecía de gozo de pies a cabeza.
—¡Oh, esto es el mismo cielo! —murmuró, mientras hundía su qran miembro hasta los testículos pegados a la base del mismo.

~—¡Dios mío, qué estrechez! ¡Qué lúbrico deleite!

Y otra firme embestida le arrancó un quejido a la pobre Julia.

Entretanto el padre Ambrosio, con los ojos semicerrados, los labios entreabiertos y las ventanas de la nariz dilatadas, no cesaba de batirse contra las hermosas partes íntimas de la joven Bella, cuya satisfacción sexual denunciaban sus lamentos de placer.

—¡Oh, Dios mío! ¡Es... es demasiado grande... enorme vuestra inmensa cosa! ¡Ay de mi, me llega hasta la cintura! ¡Oh! ¡Oh! ¡Es demasiado; no tan recio, querido padre! ¡Cómo empujáis! ¡Me mataréis! Suavemente.., más despacio. . . Siento vuestras grandes bolas contra mis nalgas.

—¡Detente un momento! —gritó Ambrosio, cuyo placer era ya incontenible, y cuya leche estaba a punto de vertirse—. Hagamos una pausa. ¿Cambiamos de pareja, amigo mío? Creo que la idea es atractiva.

—¡No, oh, no! ¡Ya no puedo más! Tengo que seguir. Esta hermosa criatura es la delicia en persona.

—Estate quieta, querida Bella, o harás que me venga. No oprimas mi arma tan arrebatadoramente.

—No puedo evitarlo, me matas de placer. Anda, sigue, pero suavemente. ¡Oh, no tan bruscamente! No empujes tan brutalmente. ¡Cielos, va a venirse! Sus ojos se cierran, sus labios se abren... ¡Dios mío! Me estáis matando, me descuartizáis con esa enorme cosa. ¡Ah! ¡Oh! ¡Veníos, entonces! Veníos querido.., padre... Ambrosio. Dadme vuestra ardiente leche... ¡Oh! ¡Empujad ahora! ¡Más fuerte.., más.., matadme si así lo deseáis!

Bella pasó sus blancos brazos en torno al bronceado cuello de él, abrió lo más que pudo sus blandos y hermosos muslos, y engulló totalmente el enorme instrumento, hasta confundir y restregar su vello con el de su monte de Venus.

Ambrosio sintió que estaba a punto de lanzar una gran emisión directamente a los órganos vitales de la criatura que se encontraba debajo de él.

—¡Empujad, empujad ahora! —gritó Bella, olvidando todo sentido de recato, y arrojando su propia descarga entre espasmos de placer—. ¡Empujad... empujad... metedlo bien adentro...! ¡Oh, sí de esa manera! ¡Dios mío, qué tamaño, qué longitud! Me estáis partiendo en dos, bruto mío. ¡Oh, oh! ¡Os estáis viniendo. . . lo siento...! ¡Dios ..... . qué leche! iOh, qué chorros!

Ambrosio descargaba furiosamente, como el semental que era, embistiendo con todas sus fuerzas el cálido vientre que estaba debajo de él.

Al fin se levantó de mala gana de encima de Bella, la cual, libre de sus tenazas, se volteó para ver a la otra pareja. Su tío estaba administrando una rápida serie de cortas embestidas a su amiguita, y era evidente que estaba próximo al éxtasis.

Julia, por su parte, cuya reciente violación y el tremendo trato que recibió después a manos del bruto de Ambrosio la habían lastimado y enervado, no experimentaba el menor gusto, pero dejaba hacer, como una masa inerte en brazos de su asaltante.

Antes del final, ambas toman los hábitos y pasan a formar el serrallo del monasterio. Al final, la pulga se asquea y huye, prometiendo un nuevo volumen, situación que nuestro amigo Dale Koby seguramente aprovechó.
Perversógrafo: sexo vaginal, oral y anal, voyeurismo, orgias, bukkake, cunilinguo, incesto, violación, anticlericalismo.




Memorias de una pulga - Tomo 1

sábado, 19 de junio de 2010

Memorias de una pulga - Presentación

Tengo el orgullo de tener los cuatro tomos conocidos de la serie de las Memorias de una Pulga, anónimo inglés del siglo 19 y "anónimo" americano de los años 60.

En mi opinión, se trata de uno de los libros erótico-pornográficos más conocidos, ya sea a manera de leyenda urbana de la secundaria, o en pequeñas colecciones mecanografiadas y copiadas hasta hacerlas ilegibles. Más recientemente por su difusión en internet.

Y es que el éxito del libro es la facilidad de lectura: un tema simple, y emocionante envuelto en carne, deseos, orgasmos, fluidos y mucho sexo llevado a la piel y sus pliegues.

Los personajes son fáciles, son pocos y son tan diferentes entre sí, que es sencillo seguir la trama. Además, no importa el nombre del personaje mientras se esté revolcando a solas, en pareja o en grupo y su explicación sea explícita.

Al no ser erotismo "de especialidad" (Sado, flagelación, dominación, etc), sino sexo puro y duro, con algunas escenas para poner variedad, pudiéramos decir que es "para cualquier gusto"

Los libros están contados desde la perspectiva de una pulga que viaja de persona a persona y va observando las costumbres humanas. En el cuarto libro la regla se relaja un poco y vemos escenas que la pulga no pudo haber presenciado, pero la historia mantiene el hilo conectivo de la pulga que casi no participa en los encuentros sexuales, pero que los describe al detalle.

El primer tomo del que hablaré, fué publicado en Gran Bretaña en el victoriano año de 1881, y traducida al francés unos años después, podemos suponer que fué objeto de deseo clandestino y de persecución policiaca.......como cualquier libro victoriano del tema.

Lo interesante viene cuando uno se mete en los siguientes tres volúmenes (ignoro si existen más, creo que no) porque como única referencia tenemos la introducción de un profesor de literatura llamado Dale Koby. La introducción es la misma en los tres tomos y nos habla de un hallazgo extraordinario de un libro que sólo existe en una biblioteca, o quizás en dos y que él nos lo trae ahora como editor.

Cuando leí la introducción el editor (y yo creo que autor) me pareció un charlatán, me pareció cómica la explicación.......esa copia era la suya y la otra posiblemente era el manuscrito. Después me encontré una airada defensa de los hijos de Koby de la memoria de su padre:

Dale Koby era efectivamente profesor de literatura en una escuela; en algún momento el entrenador tuvo algún problema con otra persona de la escuela (¿menor de edad?) y Koby perdió su empleo por encubrirlo.

Según Tom y A. Koby, sus hijos, lo único que su padre hizo fué tratar de ganar unos dólares esos años que estuvo desempleado. Escribió una malísima crónica del escándalo que lo llevó al desempleo, escribía para revistas de autos y campismo;  y clandestinamente escribió novelas eróticas a partir de un guión que le daban, inventaba los personajes y lo rellenaba de sexo......sexo por dinero.

Aparentemente a Dale llegó a molestarle la fama que tuvo después de pervertido y pornógrafo, es simpático que hoy sus hijos se preocupen por el buen nombre de su fallecido padre, la familia Koby, aún hoy 30 años despúes de éstos episodios y 20 años después de la muerte de su padre, sigue buscando material adjudicado a su padre para destruirlo.......Así, Dale me resulta simpático.

Las historias no importan demasiado, sólo son el entramado que sostiene los encuentros sexuales, sin embargo, hay capítulos rescatables de los libros, especialmente los finales de los tres tomos de Koby. Si tuviera que ponerles nombre a los finales se llamarían respectivamente: "Los últimos serán los primeros" para el tomo 2, "ladrón que roba a ladrón" para el tomo 3 y "El mal siempre trunfa" para el tomo 4.

  • Primer tomo: Una linda y virginal chica, en complicidad de unos sacerdotes poco escrupulosos, descubre su ninfomanía.
  • Segundo tomo: Una linda y virginal chica, es forzada a casarse con un viejo cacique que intenta desesperadamente desvirgarla.
  • Tercer tomo: Un sacerdote busca lindas y virginales chicas para hacer un harén en el monasterio del tomo 1.
  • Carto tomo: Un hombre con una verga gigantesca tiene un harén (de lindas chicas virginales) sacado de las mil y una noches, e invita a su enemigo a una competencia sexual.
En las próximas entradas, trataré de describir cada uno de los cuatro tomos....pero no me esperen, lean los libros.

La imagen es parte de la publicidad de IWC: http://www.es.iwc.com/

Memorias de una pulga - Presentación
Memorias de una pulga - Tomo 1
Memorias de una pulga - Tomo 2
Memorias de una pulga - Tomo 3
Memorias de una pulga - Tomo 4
Memorias de una pulga - Comentarios finales


miércoles, 16 de junio de 2010

Memorias de Dolly Morton

Este anónimo del siglo 19, fué supuestamente traducido del francés en 1899, aunque la verdad no se puede saber si la versión francesa es anterior a la inglesa, ciertamente es una novela dirigida al público victoriano inglés, ávido de sexo, flagelaciones y estereotipos estadounidenses.

Se trata de un libro de fácil lectura, entretenido y con un tema de novela rosa. Fué editado por Charles Carrington, editor de novelas eróticas y de flagelación. Se supone que el editor tenía contratados escitores para sus ediciones, y que tenía una "mesa de flagelaciones" que por interesante que suene, se trata de una "línea de ensamblaje de novelas". Uno de sus empleados era Hughes Rebel, quien se supone puede ser el autor del libro, y aunque bien puede estar basado en una historia real, las fechas nos indican que no es una biografía en el sentido estricto.

La historia ocurre en 1866, poco después de haber terminado la guerra civil americana, un inglés está en un parque de Nueva York, después de haber viajado a Estados Unidos en un viaje de caza y pesca, esperando por el barco que lo volverá a Inglaterra, cuando "pesca" a Dolly Morton, hermosa muchacha de 25 años dedicada a la prostitución de lujo.

Después de revolcarse toda una noche, ella decide contarle por partes la historia de su vida (supongo que para que lo siga visitando y "pagando estacionamiento")

Dolly era una huérfana de madre, que en su juventud queda sin nadie en el mundo. Pronto hace amistad con Ruth Dean, una flaca señorita de 30 años con ideas anti-esclavistas. Deciden irse a vivir a Virginia para poner una estación del "ferrocarril subterráneo", es decir, un asilo clandestino para esclavos fugados, conectado con otros asilos similares para ayudar a los esclavos a escapar al norte.

Resulta que Dolly está un día en un campo disfrutando de la vida cuando un toro la comienza a perseguir; de pronto aparece un galán sureño (Randolph) que la salva y después de agarrar confianza intenta quitarle la ropa, pero ella huye.

Muy pronto llegan a la casa donde viven Dolly, Ruth y una sirvienta, un grupo de hombres que amenazan con lincharlas. Las amarran a una escalera y les dan una terrible flagelación, luego las amarran sin ropa interior a una basta viga de madera, donde sufren, lloran, gritan y gimen, para disfrute del lector.

Dolly se rinde a la tortura y acepta irse a vivir con el patrón de los tipos que resulta ser.........nuestro galán sureño. En casa de él, sube a un rango poco máyor a un mueble y poco menor a una amante; tiene poder sobre los esclavos, pero a la vez tiene restringida su libertad.

En ésta vida de vestidos lujosos, sábanas de seda, baños perfumados y elegantes cortinas, aprende a ser usada en todas las posiciones; nuestro héroe resulta un libertino sádico al que le excita la violencia y que se había repasado a todas las esclavas bellas, y ellas aún le agradecían el detalle.

Hay una interesante escena donde Randolph está leyendo Gargantúa y Pantagruel, y se inspira en un capítulo del libro para organizar una cena donde serán servidos todos sus amigos por esclavas desnudas (por cierto, esa escena no existe en el libro de Rabelais, donde las chicas estaban vestidas con gasas que dajaban adivinar sus redondeces)

En dicho banquete, hay platos exóticos, nalgadas y pellizcos, una carrera de mujeres desnudas "a caballo" sobre otras mujeres desnudas, etc

En otro capítulo, Randolph toma a Dolly desde atrás, vestida en pantalones mientras le da cintazos. O después de aplicar un terrible castigo a una esclava y dejarla ampollada, ensarta a Dolly por la excitación que la flagelación le causa.

Un día Randolph se va a la ciudad, llegan los soldados y Dolly se enamora de un Yankee y tienen unas cogidas de lujo.

Una vez roto el hielo, Franklin no se portó como un perezoso en el amor, me acarició las piernas, alabando mis formas, admirando mis bonitos zapatos y medias y tambien los finos encajes de mis calzones. No tardó en meter las manos debajo de las enaguas y, desatando los cordones de los calzones, me los bajó. Luego sus manos me recorrieron las asentaderas y no descuidó el lugar entre los muslos, sin embargo, no perdió mucho tiempo en estos escarceos y quedó preparado en un momento. Luego, levantándome las enaguas, me extendió las piernas y abriéndose camino con los dedos, insertó la punta de su miembro en el lugar, que estaba ya pronto para recibirlo.
Después, estrechandome en sus brazos y oprimiendo sus labios contra mi boca, suave pero firmemente introdujo hasta el fondo la flecha en mi cuerpo y con algunos vertiginosos movimientos de su cintura, empezó a poseerme con gran fuerza. Era ocho años mas joven que Randolph, de cuerpo más grande y mucho mas vigoroso; la fuerza del ataque casi me dejó sin aliento, en tanto que el tamaño de su arma distendía su funda en su mayor extensión.

Lo único que experimenté fue una sensación de intenso placer al ser poseída al fin por el hombre al que amaba. Todos mis sentimientos de voluptuosidad estaban excitados al máximo por la fricción de su enorme miembro en los pliegues del sensible lugar, así que no me retrasé en el combate del amor. Apretándolo contra mi pecho y envolviéndole la cintura con la piernas, salí al encuentro de cada una de las acometidas con la rápida elevación de mis posaderas. Aumentó la longitud de sus embestidas, su miembro pareció entrar mas profundamenete en mí. Al aproximarse el final de sus movimientos se tornaron cada vez mas rápidos en tanto que yo rebotaba debajo de él, arqueando la cintura, suspirando y gimiendo el el éxtasis del dolor voluptuoso.

Por fin con la última acometida terminó y se vació mientras yo movía las asentaderas convulsivamente y me retorcía hasta que hube recibido hasta la última gota de la ofrenda de mi amado.

Luego, dejando escapar un hondo suspiro de deseo satisfecho, me quedé inmóvil en sus brazos mientras él me besaba y acariciaba.

Convenientemente unos meses después Franklin muere en la guerra. Cuando va a enconrarse con Randolph a la ciudad, la asaltan tres hombres, la raptan y la violan repetidamente en la noche, por la mañana la liberan y se encuentra con Randolph, quien ya tiene una nueva amante.

Al final, Randolph decide huir a Inglaterra, y la abandona en el norte dejándole una buena suma de dinero y dándole una tunda de despedida mientras la disfruta. Tiene un final del tipo "y vivieron felices para siempre".

Una buena novela, de rápida y fácil lectura, con muchas flagelaciones y "sexo normalito". Tiene la virtud de tener una interesante trama costumbrista detrás.




Perversógrafo: Sexo vaginal, exhibicionismo, flagelación, tortura, sadismo, violación.

La imagen es de Dubut del comic Justine



Memorias de Dolly Morton
Anónimo
Noviembre 1987
La Sonrisa Vertical SV 56
ISBN: 978-84-7223-359-1
256 pág.


domingo, 13 de junio de 2010

Confesiones de una doncella inglesa

Este anónimo conoció la luz en 1937 con el nombre de "Confesiones de una doncella inglesa: Jessie, o las confesiones de una falotriz." No sé a quién se le ocurrió quitarle éste magnífico nombre al libro, pero definitivamente se equivocó.

Como muchas novelas del género, trata sobre una jóven que cuenta sus experiencias sexuales y su iniciación a la prostitución, pero ésta historia como todas, tiene su sazón: nos advierte de los peligros de la felación. Como representante de mi sexo tengo que defender un punto: sé que Jessie estaba equivocada, una buena chupada es el mejor regalo que me pueden dar, a excepción de...... bueno, al grano.

Comienza la historia presumiendo que antes de lo 14 años ya se había cepillado a la mitad del pueblo, que a los ocho años se hacía masturbar por un viejo, que su hermanastro se revolcaba con ella  y que armaban orgías con los vecinitos.

-Un niño mete la pichula en el conejito de una niña -decía uno.
-Así se tienen niños, pero uno no puede tener un niño si no está casado.
-Si te frotas el conejito sentirás algo muy agradable -decía otro.

Pronto comienza a vender su cuerpo, se topa con un tipo que le pide que lo golpee con un látigo mientras lo masturba, o con un tipo que la emborracha, le da mucho dinero y se la cepilla toda la noche. Como ella aún vivía en casa de su madrastra, el no llegar a dormir colma el plato y la mandan a un internado de monjas. En el internado conoce a su amiga Hester, y conoce el lesbianismo.

Antes de los 16 años, su madrastra muere, su hermanastro huye a Estados Unidos y Hester sale del internado. Nada más salir, Hester consigue trabajo como prostituta en un burdel, y le ofrece trabajo a Jessie para cuando salga.

Cuando llega al burdel, debido a su belleza y a las envidias que ella le podría traer entre sus compañeras, la disfrazan de menor de edad y la ponen a vender cigarros y a recibir propinas a cambio de que la manoseen. Pronto comienzan a venderla, primero como juguete de pederastas y luego como "favor de la casa" a clientes millonarios.

Aquí conoce a un curioso cliente, muy liberal en las propinas y que la quiere para hablar de modas, afeminados que se creen en la epoca de los caballeros y sólo meten lengua o locos caníbales que todo el tiempo están tratando de metérsela por el "área chica" o morderla cuando tiene un orgasmo. Clientes un poco brutos en sus maneras y eyaculadores precoces.

Dicen que el camino hacia el corazón de un hombre pasa por el estómago. No lo sé, nunca me dediqué mucho a la cocina, pero puedo darte mi palabra de que el camino hacia su bolsillo pasa por la polla. ¡Y su bolsillo sólo permanecerá abierto mientras conserves la polla de buen humor!

Un buen día, conoce a Montage Austin, hombre del que se hace adicta. Se trata de un aristócrata con una bella esposa frígida que no lo atiende. Un día, Monty intenta joderla por la boca cuendo ella está dormida, ella lo rechaza al principio, pero después accede a chuparlo.

En la prostitución, como en otros círculos de la vida, existen distinciones sociales. La chupapollas está en el último extremo del escalafón y es mirada con considerable desprecio por sus compañeras que aún no han descendido a ese nivel. Si entre las pupilas de un burdel de primera clase se descubre que una es culpable de complacer a los clientes con la boca, no sólo pierde categoría, sino que es considerada convicta de práctica «desleal», que hace difícil que las otras chicas puedan competir con ella sin recurrir también al mismo procedimiento.
Esto no se aplica, naturalmente, a aquellos lugares llamados casas francesas, en los cuales la fellatio es la práctica aceptada, o a otros lugares de tipo bajo y degenerado en los cuales nada es demasiado denigrante.

De allí en delante, ella se la chupa a escondidas, siente una fascinación por hacerlo a tal grado que tiene orgasmos con sólo chupar a su cliente favorito (Chicas escuchen)

Hester le explica que si una prostituta comienza a chupar, el hombre intentará apoderarse de ella, al ser una práctica prohibida en los burdeles, eso le da al hombre poder sobre ella (Chicas, no escuchen)

Un día Montaigne le confiesa a Jessie que le gustaría pagar para que amarraran a su esposa, y entonces llevar a Jessie a su casa y jodérsela frente a ella para despertarle su líbido o su rabia. Una noche, salen en parejas a ver unas películas porno y a cenar; en la borrachera llegan a la casa de Monty y mientras Jessie lo chupa, sale la esposa y los corre a todos.

Monty intenta violar a su esposa, le rompe el vestido y en su borrachera cae sobre un filo metálico y muere. Jessie huye de la policía y para conseguir trabajo, llega a una casa francesa:

...mis inclinaciones a la fellatio habían sido practicadas voluntariamente, para satisfacer mis propios deseos sexuales. Allí, estaría obligada a hacerlo, tanto si me sentía inclinada a ello como si no. Titubeé indecisa y luego, con un gesto de indiferencia, respondí:
-Les daré lo que deseen.
Y así, con cinco breves palabras, sellé mi pacto con el infierno, y me obligué a partir de entonces a enloquecer los cerebros de los hombres y corroer sus almas con el veneno agridulce de mis labios succionadores.
¿Cómo la ven?




Perversógrafo: Violación, sexo vaginal, fellatio, cunilinguo, exhibicionismo, flagelación, masturbación, lesbianismo, juguetes sexuales, 69, dominación, pederastía


Confesiones de una doncella inglesa
Anónimo
1. ed.(02/1990)
Ediciones de Blanco Satén, S.L.
Colección: El sexo sentido
ISBN: 8487538010 ISBN-13: 9788487538018
247 pág.

viernes, 11 de junio de 2010

Eva, su manzana y el pecado de Susana Moo

Este viernes me llegó un regalo muy especial:

Susana Moo me hizo el favor de enviarme un copia firmada, dedicada y numerada de la edición príncipe de su magnífico libro "Eva, su manzana y el pecado"

Bueno, en realidad no la firmó ni la dedicó.......tampoco es una edición príncipe, sino una edición no venal de la  colección Perineos, pero sí está numerada, para mi suerte me envío el número 13 (entre más me la chupan, más me crece). Qué poético, erótico, fálico y mamador número, ella lo sabe y por eso me lo envió (tampoco lo creo, pero el número es bueno)

Lo mejor es que para adquirir el libro sólo tuve que tener un orgasmo en su blog, espero no habérselo dejado con olores, sabores, texturas o manchas sospechosas, porque la verdad disfruté mucho ganándome el librito.

No creo que puedan conseguir un libro como el mío, editado por Perineos, (ver http://casavigo.wordpress.com/perineos/), pero pueden intentar buscando las obras de Susana en Bubok:

http://erotomana.bubok.com/

O pueden intentar tener un orgasmo en su blog y rogarle a sus piececitos a ver si se apiada de sus inmundos deseos literófagos:

http://www.susanamoo.com/

Bueno, veo que el sobre está fechado el día 26 de mayo....tomando en cuenta que hoy es 11 de junio y descontando el huso horario podemos decir que el paquete tardó 16 días.......eso viene siendo todo un récord mundial para el servicio postal mexicano (Un saludo a mi cartero, que me cae muy bien y no tiene la culpa).

Susana , en sus propias palabras no se enrolla explicando las entradas y las salidas, las humedades y las posturas, porque la anatomía humana es la misma y todos conocemos la mecánica de la cópula. Lo que Susana explica es el deseo que se desborda de su mente y humedece la entrepierna, ese deseo que da comezón antes de siquiera cruzar las miradas. No leemos el éxtasis, no leemos genitalidad ....... leemos cachondería.

Ya les contaré (si me sale de los huevos).

miércoles, 9 de junio de 2010

Cancionero moderno de obras alegres

El título de éste curioso librito esconde una ironía: se trata de una edición facsímil de un libro impreso en Londres en 1875, plena época victoriana. Entonces, no es un cancionero en el sentido actual del término y no es moderno, aunque sí puede uno pasarse un rato de risa loca leyendo las picantes poesías que a nuestros bates del antepasado siglo les salieron de los huevos.

Tiene poemas de Antonio Alcalá Galiano y continúa con poemas de: Bretón de los Herreros, José Espronceda, Juan Nicasio Gallego, Luis de Góngora, Francisco Quevedo, Ventura de la Vega, etc.

Para mí, que crecí escuchando las historias de mi loca parentela, sus antiguos versos y ridículos cuentos pícaros, es todo un descubrimiento saber que algunos de esos cuentos tienen un origen tan académico. Es un orgullo saber que en mi ascendencia todos estaban locos, pero cultos.


Humildad frailuna (Fragmento)
de d.m.m. de Santa Anna
...
¿Sabeis que dice esta carta
Que halle del claustro en los suelos?
Pues dice... lloro al pensarlo;
Pues dice... sudo al leerlo;
Dice: -si queréis, hermana,
Desahogar conmigo el pecho
De las malas tentaciones,
Que, decís, estas sintiendo,
Preparaos para mañana,
Que a Sevilla iré, por véros;
Y os ruego que estés calzada,
Y aún peinada con esmero,
que Dios quiere, en sus devotas,
Limpio el alma y limpio el cuerpo.
Ya lo escucháis, (el Prior
Gritaba con voz de trueno);
¡Calzaditas, peinaditas
La queréis hombres protervos!
Así perdemos los frailes
De ser humildes el crédito.
Cuando se trata de dar
Á una dama tierna consuelo,
Prior y todo, ¡yo nunca
Me paro en limpio ni en puerco!





La mujer de piernas dobles
Don Juan Nicasio Gallego


Acostóse un buen marido
con su adorada consorte,
en una paz octaviana
durmió hasta la media noche.


Quiso el diablo que los gallos
se hicieran tan cantadores,
que a fuerza de sinfonías
despertaron a mi hombre.


Y por guardar la costumbre
de allá en los tiempos de entonces,
quiso hacer un agasajo
a su bella Maritornes.


Tiende la mano con tiento
a tocar...yo no se dónde
y encuentra ¡cosa mas rara!
a su mujer con piernas dobles.


Señores ¿qué será esto?
exclama ¡qué confusiones!
dos, cuatro, seis piernas toco
con las mías ¡San Onofre !


Lucrecia, Lucrecia...
¿Es esto, decente? ¡oye!...
aquí hay dos piernas sobrantes
¿qué aumento es este?, responde


¡Calla!, dice la mujer
¿que ha de ser?, ¡bestia, alconnoque!
¡Maldito sea tu vino
que de esa suerte te pone!


¿Cómo que miento?, ¡caramba!
cuétalas, no me incomodes
pues hay seis, no hay mas que cuatro
pues yo lo digo, acabóse.


En esto el tercer galán,
amo de las piernas dobles,
incorporándose un poco
dice serio- pocas voces:


Que haya seis o haya sesenta
que le importa a usted, buen hombre
- a mi nada, dijo el otro;
caballero, usted perdone.


que yo sólo lo decía
por el porfiar diforme
de mi mujer...nada más
que usted pase buenas noches.


así el hombre moderado
evita las ocasiones
de ruidos y alborotos
que producen desazones


celestial moderación
reina tu en los corazones
y así habra tranquilidad
y paz dulce entre los hombres

Un libro recomendable. Un humor pícaro muy de nuestras culturas.

Cancionero moderno de obras alegres. H. W. Spirrtual. London, 1875. Reedición facsimilar de Altafulla. Barcelona, 2000







Perversógrafo: Sexo normalito, alguna referencia homosexual, infidelidad, masturbación.



Cancionero moderno de obras alegres
H. W. Spirrtual
2006
VISOR LIBROS
ISBN: 7151020002611

domingo, 6 de junio de 2010

El necrófilo de Gabrielle Wittkop


Este pequeño libro lo comencé a leer por pertenecer a la magnífica colección de la Sonrisa Vertical, y lo terminé sólo por dos razones: porque no me gusta dejar las cosas a medias (eso de quedarse a medias es muy feo) y porque el libro está suficientemente corto para no enfermarse demasiado con su lectura.

En mi modesta opinión, el tema es escabroso, sólo de recordar las escenas me dan unos escalofríos que comienzan en "la pilinga" y terminan en la nuca, ambas partes corporales suficientemente explicadas en el libro
Se trata de un libro en forma de un diario, donde un necrófilo describe con pelos y señales sus "relaciones" con los muertos, los detalles de sus aspectos, olores, colores, humores, sonidos y tacto
Nos cuenta que siendo un niño de ocho años, lo dejaron solo en su habitación oscura durante la velación de su madre muerta. al no encontrar mejor entretenimiento, se pone a "jugar a la pirinola", a mitad de la maniobra, la abuela lo toma y lo recuesta sobre su madre recién muerta para que le dé un beso de despedida. Mientras él la huele, tiene un primer orgasmo sobre el cadaver de su madre.
Resulta que el angelito crece con una idea........distinta del erotismo, encuentra que su pasión es robar cadáveres recién enterrados, llevarlos por la noche en su coche hasta su departamento y "tener sexo" con ellos mientras sus tejidos aún estén en condiciones para ello (hablamos de semanas). Después los arregla, los mete en su coche y se deshace con tristeza de ellos, tirándolos en el río con una roca en los pies.
Para él, una anciana desdentada es "cómoda", un niño de seis años es "un buen hombrecillo para jugar con él" un bebé enterrado con su madre es "un apéndice que no aprecié" y una mujer o un joven son "amantes".
Un día ve a una mujer besando una calavera. Creo que es la única escena medianamente erótica con una persona viva:



A veces la mujer llevaba esta lengua, que yo adivinaba asombrosamente dura y carnosa, hasta los incisivos del muerto, paseándola por la dentadura exterior igual que una mano que acariciara un teclado, y otras la hundía lo más lejos que podía para lamer el interior de los molares y la bóveda del paladar.
Concentrada en su placer, no se dio cuenta de que me acercaba. La observé durante un rato hasta que notó de repente mi presencia y se incorporó sofocando un grito.
—No tema nada de mí —le dije—, pero ¿le importaría repetir lo que estaba haciendo?
La mujer me miraba con una expresión desconfiada. Debía de tener unos treinta años y pertenecía visiblemente a la clase media, podía ser la esposa de un pequeño comerciante o de un funcionario subalterno. Repetí mi petición y el reflejo de una idea que sin duda le pareció brillante iluminó su cara.
—Si nos ven, diré que usted me ha obligado a hacerlo.
Confieso que me confundió la artimaña grosera con la que supo dar la vuelta a la situación. Pero, sin añadir nada, volvió a su cráneo, con los ojos entornados y la lengua tensa.
Lo que el espectáculo y el lugar tenían de insólito, unido a la euforia percibida desde mi entrada en las catacumbas, me provocaron el efecto que cualquier necrófilo puede prever. Deseaba a esa mujer, aunque estuviera viva.
Le subí la falda negra y, apartando unas bragas de algodón, descubrí un amplio trasero limpio y diáfano como la cera de los cirios que nos rodeaban. Al tacto todavía era más liso que a la vista. Después de meterle la mano en la raja, saqué los dedos mojados por un licor opalino que me desconcertó —las muertas no segregan nada semejante— y que tal vez me habría repugnado si su olor no me hubiera recordado el del mar, imagen y hermano de la muerte.
Así pues, la idea de que toda carne lleva en sí el fermento de su destrucción avivó el deseo que sentía por esa mujer, pero éste me abandonó en el mismo instante en que intenté un contacto más profundo, igual que un castillo de naipes que se hunde no bien lo tocan. La mujer se volvió hacia mí, con la cara alterada por la cólera.
—Contaré que ha intentado violarme.
Ignoro por qué el despecho la llevaba a amenazarme de esa manera. En cualquier caso, me alejé lo más aprisa que pude.




Lo único disfrutable que puedo ver en el libro, es el "respeto" y "aprecio" que alguien puede sentir por un muerto, porque contrario a lo que podemos pensar quienes no entendemos éstos gustos, para él, no se trataba de objetos en los cuales descargar sus necesidades, sino de personas reales que merecían respeto (después de usarlos, claro).











Perversógrafo: Sexo vaginal y anal (con muertos), sexo con una enana jorobada (muerta), sacrilegio, Sexo entre los senos y entre los muslos (con muertos), Felación y cunilingus (con muertos)


El necrófilo
Wittkop, Gabrielle
Traducción: Madroñero Román (Vda. J.Jorda), María Antonia
Diciembre 1995
La Sonrisa Vertical SV 94
ISBN: 978-84-7223-925-8
104 pág.

viernes, 4 de junio de 2010

Extraños compañeros de cama, recopilación de Thomas Scortia



No voy a hablar propiamente de un libro erótico, aunque quizás para los estándares de los años 70s en que fué editado, pudo haber sido considerado así. Se trata de un libro compuesto por 19 relatos de ciencia ficción, todos girando en torno al tema del sexo, pero reconozcámoslo, no puedes usarlo para masturbarte.

Según Thomas Scortia, la recopilación "plasma el esfuerzo de una serie de escritores de talento por explorar las imbricaciones de la sexualidad cuando ésta tiene un papel significativo dentro de los mundos altamente controlados y estructurados de la ciencia ficción". Dios sabe qué quiso decir, pero eso de imbricaciones suena académico, así que debe ser cierto.

El libro está dividido en seis partes:

  1. Iniciación a la Edad Adulta.- Explora las comezones de la adolescencia.
  2. Siempre Gay.- Sin necesidad de explicaciones.
  3. Quien Te Quiere, Te Aporrea.- A pesar de gustarme la violencia en la literatura, considero que éstos cuentos son los menos logrados.
  4. Extraños Apareamientos.- En mi opinión, la parte cómica del libro.
  5. ¿A la Antigua Usanza?.- Esta es la mejor parte del libro, trata sobre la pareja, el matrimonio, la familia desde un punto de vista nunca imaginado."relatos futuristas de actualidad".
  6. El Amor de una Madre.- Alguna fijación freudiana me trajeron éstos relatos, que no los puedo borrar de mi mente. Tratan sobre el amor filial y las imbricaciones en el plano erótico.

Los relatos que componen el libro son los siguientes:

Iniciación a la vida adulta

  • No empujes, Robert Silverberg.- Un chico con poderes paranormales, se da cuenta que despierta a los picores de la adolescencia. El niño poltergeist pierde su virginidad junto con sus poderes.
  • Error genético, Harvey L. Bilker.- Un par de niños asexuados nacen en los Estados Unidos, donde son usados con fines políticos, sociales y comerciales.
  • Primer amor, primer temor, George Zebrowski.- Un chico presencia la extraña reproducción de una especie de sirena extraterrestre. Me recordó la reproducción de las tortugas y los escorpiones.

Siempre gay

  • El mundo bien perdido, Theodore Strurgeon.- Un relato buenísimo, un par de extraterrestres enamorados enfrentan la deportación a su mundo desde un planteta Tierra hipersexualizado.
  • Sueñan en el amor eléctrico los androides, Walt Leibscher.- Un androide-psiquiatra forense que se deja seducir por el reo humano.
  • Cena con Helen, William Carlson.- Un ser que puede convertirse en hombre, mujer o cosa (no es un comentario homofóbico, lean el cuento) interpretando los deseos y pensamientos de la persona con quien está.

Quien te quiere, te aporrea

  • El criminal, Joe Gores.- Una curiosa historia policiaca futurista, sobre un violador que busca romper la cohesión social de un mundo totalitario con la genética controlada.
  • La novia mecánica, Gerald Arthur Alper.- Un hombre está obsesionado con la idea de que quizás su amante es un androide.
  • Falso amanecer, Chelsea Quinn Yarbro.- Me recordó las historias de Mundo del Rió de Philip Farmer, aunque no sé bien porqué.
  • Estoy contigo en Rockland, Jack Dann.- Un recordatorio de que los arneses de superfuerza no deben usarse en el "chaca chaca".

Extraños apareamientos

  • El doctor pájaro-ratón, Reginald Bretnor.- Un loco mundo de creaturas mestizas recibe a un charlatán que quiere explotarlos como curiosidades circenses. Al final todo sale ¿mal?
  • El mar del espejo, Lawrence Yep.- El amor hasta la muerte entre creaturas de dos mundos distintos. Me recordó el libro Los amantes de Philip Farmer.
  • ¿Y nosotros que?, Mel Gilden.- Un loco cuento de necesidades, urgencias y frenéticos apareamientos. Unos extraterrestres de sexos cambiantes necesitan encontrar con quién aparearse antes de su metamorfosis....y luego hablan de diversidad sexual :-)

¿A la antigua usanza?

  • Capullo en flor, Brian W. Aldiss.- Una historia erótica en la Republica China de Gran Bretaña.
  • Un círculo cada vez mas ancho, Richard Mc Cloud.- Un doctor inventa la cura para una enfermedad que también inventó. Todo mundo termina contagiándose porque la cura es el sexo oral.
  • Una rubia en el congelador, Thomas Scortia.- Una pareja que aparentan ser muy conservadores, se escandalizan ante la llegada al supermercado de una muñeca robot congelada (como una cena congelada, pues). La verdad yo sí me compraba una.
  • Jartum: chascarrillo en prosa, Anthony Boucher.- Unos extraterrestres quieren evitar que se extinga la raza humana. Un cuento desternillante de apenas una página.

El amor de una madre

  • Madre, Philip José Farmer.- Una madre sobreprotectora, un hijo borracho y una piedrota que resulta ser una madre extraterrestre.
  • La hija del árbol, Miriam Allen De Ford.- Que no me vengan con conservacionistas, aquí hay una verdadera amante de los árboles.

Si lo encuentran en una librería sería un milagro, pero bueno, aquí una breve sinopsis para que hagan las imbricaciones que se necesiten ........un fragmento:


Una vez allí, Capullo en Flor abrió su pequeño bolso, sacó una barrita de incienso, que colocó en el quemador situado junto a la cama, bajo el retrato del abuelo de Lob Inson, y la encendió. Lob Inson se instaló en la cama y contempló sus movimientos. Ahora que se disponía a hacer lo que mejor sabía, Capullo en Flor parecía dotada de una gracia hipnótica. Cada uno de sus gestos parecía una conspiración con el espectador. Todavía no se había despojado de su traje azul noche cuando Lob Inson ya se derretía de placer.
Fue doblando ostentosamente sus ropas a medida que se las iba quitando, depositándolas sobre una silla de mimbre, hasta quedar completamente desnuda. Era una prostituta modesta. Se acercó a la cama tan tranquilamente como si estuviera en la calle con todas sus ropas puestas, sin exhibirse, con plena presencia, sonriendo un poco.
Se enroscó junto a Lob Inson sobre la cama y se inclinó a besar sus pies, para darle ocasión de observar el blanco de sus deseos, tan fresco como una ostra recién sacada del agua. Ansioso de explorar las perlas que ésta encerraba, él alargó una mano e introdujo un dedo, que ella aprisionó, mientras se volvía ligeramente en la cama para comprobar si él estaba disfrutando con su éxito. Su rostro le ofreció amplias muestras de que así era.
Capullo en Flor retiró su mano, se volvió hacia él y comenzó a desnudarlo mientras él permanecía allí tendido. Los movimientos que tuvo que hacer para zafarse de sus ropas y la sensual destreza que demostró la muchacha en su tarea, hicieron que ese proceso resultara aún más erótico que cuando se desnudó ella. Por fin se encontraron uno frente a otro, sin barreras.
Cuando estaban así tendidos y Lob Inson se regocijaba en la contemplación de las suculentas formas llenas de la muchacha, entró Lu, hizo una reverencia ante su señor, y preguntó:
- ¿Puedo tener el placer de preparar un refresco para los dos?
- Gracias, amable esposa. Y trae también un plato de esos chiles verdes, por favor.
Lu se retiró, mientras su esposo se disponía a hacer exactamente lo contrario. Chupó las puntas de canela de los senos de Capullo en Flor y giró la cara hasta que pudo hundir la nariz en su sobaco e inhalar la deliciosa fragancia de su carne. Ella le cantaba en voz suave, como el arrullo de las palomas; dejó que se apagara la música para susurrarle a Lob:
- ¿Queréis que hagamos juntos la yegua blanca fugitiva? ¡Se nota que sois un buen jinete, que no necesitará silla ni espuela!
- ¡Si, sí, seré tu jinete, Capullo en Flor, y juntos recorreremos veloces las llanuras salvajes del éxtasis!
Ella le introdujo una lengua afilada en la oreja y le mordisqueó el lóbulo.
- Os debo advertir que soy una cabalgadura difícil de fatigar.
La postura de la yegua blanca fugitiva no era fácil, a pesar de que Capullo en Flor era tan flexible como aseguraba. Sólo cuando él sintió la fina superficie interior de los muslos de la muchacha contra sus caderas sus tobillos se enlazaron en su nuca obligándole a acercar su rostro al de ella, pudo iniciar Lob Inson su ejercicio ecuestre amatorio, y en ese momento el pequeño Piter entró corriendo en la habitación, completamente desnudo.
- Ya tendrías que estar en la cama, jovencito - dijo su padre -. Y no me interrumpas ahora. Tu padre está ocupado.
- ¡Pero, papá, sólo quiero mirar para ver cómo lo haces! Otras veces me has dejado verlo.
- Es bueno para el niño contemplar el placer de su padre - dijo dulcemente Capullo en Flor -. Así cuando crezca e imite a su padre, sabrá obtener placer y dárselo a las mujeres.
- Puedes quedarte a mirar, Piter, ya que es tu cumpleaños.
La cabalgata empezó. La yegua blanca fugitiva cubrió primero el terreno al más modesto de los trotes, aunque no por eso dejó de demostrar que era briosa y una pura sangre en todos los sentidos.













Perversógrafo: Sexo vaginal, oral, con extraterrestres, sexo por las manos, canibalismo, homosexualidad, transgénero, zoofilia, fetichismo, dentrofilia (sexo con arboles), y otras cosas muy extrañas......nada mal para no ser un libro erótico, ¿no?



Extraños compañeros de cama
Recopilación de Thomas N. Scortia
1979
Super Ficción (1ª época)
Martínez Roca 44  
ISBN: 978-84-270-0504-4
(ISBN-10: 84-270-0504-0)

miércoles, 2 de junio de 2010

La novela de Violeta

Novela apócrifa publicada en 1870 como novela póstuma de Alejandro Dumas padre, La novela de Violeta es un representativo documento de las novelas para leer con una sola mano. No es el estilo de Dumas, pero seguramente un editor poco escrupuloso la parió desde sus imprentas para aprovechar una oportunidad única cuando la muerte del escritor aún estaba reciente y podía aprovechar el interés por sus obras.

La trama es simple: Una niña de 15 años huye de su patrón, que había intentado abusar de ella; llega a casa de su vecino, que convenientemente es un hombre de 30 años, casado con una aristócrata malhumorada que no le abre las piernas de su corazón. Este hombre tiene listo un departamento de soltero donde darle alojamiento inmediato, así que la esconde.

La historia está llena de prejuicios y estereotipos: la chica es completamente inocente, pero se enamora al instante del narrador y le entrega el alma (para el cuerpo había planes) Violeta es una niña sin educación, pero de una gran inteligencia, por lo que en cuanto el narrador, quien es profesor, comienza a educarla en los principios del naturalismo, ella comprende que debe renunciar a ser una "mujer de la sociedad" para convertirse en una "mujer de la naturaleza"

Bueno, la cosa va así: él le enseña los placeres del cunilinguo. Luego la instruye en la filosofía del naturalismo porque "no la quiere tomar sin que tenga conciencia plena", ella entiende el concepto en cinco minutos y se deja tocar, besar, desnudar, acariciar y ¡Párate, párate, párate Violeta! ............ resulta que nuestro héroe quiere seguir la cháchara.
(¡CHIIIIIN!)

Bueno, en esto sabemos que ella es huérfana de madre, con un padre pobre y una hermana que tiene un amante (ahora se da cuenta) El decide conservarla virgen lo más posible porque tiene planes futuros para ella. En mi opinión, el profesor se encontró un buen agujero con el cual divertirse y aprovechó la oportunidad, pero quizás hace 140 años las relaciones pintadas en el librito eran más creíbles (-Papi, papi, me encontré una huérfana idiota, ¿me la puedo quedar para lamerle el chocho? -Mmmmh, sí sólo asegúrate de que no tenga dueño, y lávala antes de comértela)

Aún no terminaba de explicar los planes futuros cuando a Violeta se le calienta la sangre, se monta al profe y da al traste con los planes y con todas las ilusiones de los depravados lectores ..... aquí acaban los detalles heterosexuales de la novela.

Sigue la educación de Violeta con una extensa explicación académica del safismo y el tribadismo, ella comprende de inmediato, porque en la tienda donde trabajaba, una vez la mandaron con una condesa que le metió mano, y que quedó de pasar por ella el siguiente domingo, que convenientemente es el siguiente día. El profesor hace planes para que la condesa tenga una sesión con Violeta, así él podría aprovechar la oportunidad para ver un espectáculo:

—En ese caso, no le demos más vueltas. Ya conseguirás otra novia, no te preocupes que no te quedarás sin esa experiencia.
—Bueno, ahora que me doy cuenta, ¿el señor está celoso?
—¡De una mujer! ¡Y por qué iba a estar celoso de una mujer! Siempre te dejará con las ganas y a mi me vendrá estupendo llegar en ese momento para completar el trabajo.
—¿Y si fuera un hombre?
—¡Ah! —le dije—, eso ya es otra cosa; si me engañaras con un hombre, te mataría.
—Ya era hora —me contestó Violeta—, empezaba a temer que ya no me querías.
—¿Yo, no quererte? ¡Vas a verlo!


Muy bien, resulta que se conocen y después de varios desencuentros tienen una sesión de lenguas. Hay un momento en que, como un Nosferatu, el profe sale de detrás de una cortina sin que la condesa lo vea y completa la faena que Violeta había comenzado. Se hacen amigos y deciden compartir a Violeta.

1º Que Violeta permanecería como mi amante absoluta.
2º Que se la prestaría a la condesa, pero siempre en mi presencia.
3º Que sería una mujer, mientras así se me antojara, pero jamás un hombre para la condesa.
El tratado fue escrito por duplicado y firmado. Una última cláusula decía que si la condesa y Violeta me engañaban, adquiriría, por el tiempo que hubiese durado la confabulación, los mismos derechos sobre la condesa que los que tenía sobre Violeta. (Ojalá pasara en la historia, pero ni modo)


Casi todo el resto del libro son escenas de lesbianismo. Sin ser muy seguidor de las escenas lésbicas, reconozco que el mejor capítulo es el último, hay unas divertidas escenas con frutas y otra asombrosa escena con unos consoladores tamaño ¡AY WEY! con cabello natural, que disparan litros y litros de cualquer líquido con que se les llene, hay uno de marfil con un complicado mecanismo, y hay unos de goma que disparan al apretarles los huevos (igual que yo) ....... se me figura que quien escribió el libro, aún pensaba que lo que le daba el placer a una mujer era la emisión de semen



Y con un cuchillo de plata quitó la piel del melocotón que, igual que el pétalo de rosa doblado en dos había impedido dormir en toda la noche a un sibarita, irritara en su susceptibilidad femenina la mucosa de la condesa; luego partió el melocotón en dos partes, quitó el hueso y lo volvió a su marco.—Ahora —dijo Odette—, qué bueno, qué fresco! ¡Y delirante...!
—¡Oh, si lo pudieras ver...! esa mitad de melocotón parece una parte de ti misma y te confiere una nueva virginidad. Ahora voy a comerte; párame cuando sientas los dientes, o soy capaz de devorarte.
Con la mitad del melocotón apretada por los grandes labios, pegó su boca a la concavidad rosa formada por la ausencia del hueso; luego, con la lengua y los dientes empezó a morder y a rebañar esa concavidad, gozando por el gusto; mientras que Odette con un inenarrable placer, preparada para gozar por el movimiento que impulsaba el melocotón, sentía cómo se le iba acercando el instrumento demoledor que hurgaba y destrozaba el obstáculo que le impedía ponerse en contacto directo con ella.

A final Violeta muere del mismo modo como vivió: de una manera muy idiota. El libraco no es lo máximo, pero es entretenido y es un clásico poco conocido, así que "va de cajón".










Perversógrafo: Sexo vaginal, cunilinguo, tribadismo, voyeurismo, consoladores (¡AY WEY!).


La novela de Violeta
Dumas, Alexandre (padre)
EDICIONES COYOACAN
ISBN: 9706330194
144 pág.